Cuentos de los Reyes Magos

Los tres Reyes Magos de Oriente existen (3/3)

Ver primera parte del cuento Los tres Reyes Magos y Maria (1/3)
Ver segunda parte del cuento Los tres Reyes Magos y Maria (2/3)

Los tres Reyes Magos y María

Cuando el padre de María terminó de explicar la historia, María le dio un tierno beso y le dijo:

-Ahora sí que lo entiendo papá, y estoy muy contenta ya que se que me queréis mucho y no me habéis engañado.

 Corriendo se fue a su habitación, para volver con su hucha en la mano.

-No sé si tendré bastante dinero para compraros un regalo, pero para el año que viene ya tendré un poco más ahorrado y os podré hacer bonitos regalos como los que me habéis estado haciendo durante estos años.

Todos se abrazaron mientras, seguro que desde el Cielo, los tres Reyes Magos contemplaban la escena tiernamente satisfechos.

Ver primera parte del cuento Los tres  Reyes Magos y Maria (1/3)
Ver segunda parte del cuento Los tres Reyes Magos y Maria (2/3)

Los tres Reyes Magos de Oriente existen (2/3)

Ver primera parte del cuento Los tres Reyes Magos y Maria (1/3)

Los tres Reyes Magos y María

-Cuando el Niño Jesús nació, tres Reyes Magos que venía de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al Portal para adorarlo. Le trajeron regalos como prueba de amor y respeto. El Niño parecía tan contento que el más anciano de los tres Melchor dijo:

-Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Tendríamos que traer regalos para todos los niños del Mundo, así todos serian igual de felices.

-Oh, eso sería fantástico respondió Gaspar. Es muy buena idea, pero es muy difícil de llevar a cabo, hay miles y miles de niños repartidos por todo el Mundo y no podemos llevarles regalos a todos.

Baltasar, el tercer Rey dijo:

-Es verdad, estoy de acuerdo con vosotros sería fantástico, pero Gaspar tiene razón, aunque seamos magos, ya somos un poco viejos y nos resultaría un poco difícil.

Los tres Reyes Magos se pusieron tristes al pensar que no podrían realizar su tan ansioso deseo. El Niño Jesús, que desde su pobre pesebre les estaba escuchando muy atentamente, y mientras sonreía una voz se escucho en el Portal.

-Soy muy buenos, estimados Reyes Magos, y os agradezco todos vuestros regalos. Os ayudaré a realizar tan honroso deseo. Decidme, ¿Qué necesitáis para llevar los regalos a todos los niños del Mundo?

-Oh Señor! –dijeron los tres Reyes Magos arrodillándose- necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno por niño y esto es imposible.

-No os preocupéis –dijo Dios- , yo os daré no uno, sino dos pajes para cada niño del Mundo.

-Sería fantástico!, pero ¿Cómo lo podéis conseguir?, ¿Es eso posible?

-Decidme, ¿no es cierto que los pajes han de conocer y querer mucho a los niños?

-Sí, claro esto es imprescindible.

-Y, no es verdad que los pajes han de conocer al niño.

-Sí, claro esto también es cierto.

-Entonces decidme, apreciados Reyes Magos, hay alguien capaz de amar y conocer más a los niños que sus propios padres?

Entonces los Reyes se miraron y asintiendo con la cabeza empezaron a comprender.

Ordeno que por Navidad, conmemorando este agradable acontecimiento, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre y de parte vuestra, regalen a sus hijos los regalos que deseen. También ordeno que mientras los niños sean pequeños los regalos se entreguen como si fueran los propios tres Reyes Magos que estáis ahora aquí. Pero cuando el niño ya sea mayor, los niños harán regalos a los padres en prueba de afecto.

Así se dispuso y así se sigue recordando.

 

(continuará…)

Ver primera parte del cuento Los tres Reyes Magos y Maria (1/3)

 

Los tres Reyes Magos de Oriente existen (1/3)

Cuando se acerca Navidad los niños, con sus amigos en el colegio, empiezan a hablar de los regalos, de los Reyes Magos, de la tradición… e inevitablemente empiezan las dudas. El espíritu navideño consiste en no dejar de perder la ilusión, por eso, es importante que los padres sepan explicar, siempre a su manera, una historia que sin engañar ni esconder nada, sepa mantener la ilusión del espíritu navideño a toda la familia.
Los tres Reyes Magos y María

-Papá…

-Sí, hija.

-¿Puedo pedirte una cosa y me dirás la verdad?

-Claro hija. Siempre te digo la verdad –respondió el padre un poco sorprendido.

-Es que…

-¿Qué te sucede, hija?

-Papá, existen los tres Reyes Magos.

El papá de María se quedó blanco, miró a su mujer, para intentar averiguar qué pasaba, pero ella también pareció haber palidecido de repente.

 -En clase dicen que son los padres. ¿Es eso verdad?

Ahora ya no sabían que hacer los padres de María, justo quince días antes de que viniesen los Reyes Magos.

 

 -¿I tu qué crees, María?

-No lo sé, puede ser que sí o puede que no. Por un lado creo que sí que existen ya que vosotros no me engañáis, y por el otro… mis amigos me dicen que no. No sé qué pensar.

-Mira María, tienen razón tus amigos, los Reyes Magos son los padres, somos nosotros quienes dejamos los regalos pero…

-¿Entonces es verdad? –dijo María casi llorando. Me habéis engañado!

-No, mira, nunca te hemos engañado porque los Reyes Magos sí que existen –respondió el padre de María mientras le cogía suavemente la cara con sus manos.

-Entonces no lo entiendo papá.

 

-Siéntate que intentaré explicártelo. Ahora te explicaré una historia que a mi entender es la base de la historia de los tres Reyes Magos. Ven, siéntate a mi lado….

(continuará…)

 

Cesta de Compra

Su Cesta Compra está vacía.

Web solidaria

Esta web destinará el 0,7% a organizaciones y agrupaciones que trabajen para que el día de Reyes ningún niño se quede sin un juguete.

Compartir





  Enviar a un amigo